jueves, 10 de noviembre de 2011

¿Qué me ha enseñado la vida?

Que la muerte siempre llega, que en el amor todo es posible, que cada decision que tomamos, por mínima que sea, afecta al resto. Que hay quien se asusta si pierde el control y que hay quien disfruta con ello. Que hay días grises y noches blancas. Que cuando te crees libre, te atan de manos y piernas. Que la venganza se sirve fría, aunque no sirve de nada. Que el odio hay que sacarlo, que el amor también, aunque siempre te guardarás un poquito para los restos. Que de todo lo que digo, el 70% está equivocado, pero, y qué? La vida me ha enseñado que hay que ser fiel uno mismo, no intentar cambiar por nadie, excepto si tu alma te lo pide. Y, en cualquier caso, ser consciente de ese cambio e ir acorde con él. Que, por mucho que cambies, nunca has de olvidar quien eres, de donde vienes y, por supuesto, nunca sabrás a donde vas. Y si lo sabes mal asunto, pues es mejor fluir con el espacio y el tiempo, no forzar nada, pero tampoco frenarlo. Que si se te planta un muro delante tienes que tirarlo, aunque sea a cabezazos. Que todo lo que he hecho lo he hecho con un sentido y por una razón y no me arrepiento de nada ni me retracto de mis palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario